miércoles, 21 de mayo de 2014

YO NENA YO PRINCESA Luara, la niña que eligio su propio nombre

Gabriela Mansilla

Editorial Prometeo

Se trata del diario de la madre de Luana, la nena trans que obtuvo un nuevo DNI, luego de que fuera autorizado el cambio de sexo en ese documento. Es “un testimonio extraordinario de lucha por el reconocimiento de la diferencia y el derecho a la identidad, que logró, entre otras cosas, que por primera vez en el mundo un Estado reconociera la identidad de género asumida por una niña pequeña”.
En la presentación participarán la autora del libro, Gabriela Mansilla (mamá de la nena), y los secretarios de Investigación y Académica de la UNGS, Pablo Bonaldi y Gabriela Diker.
Interrupción que abre brecha
Yo nena, yo princesa. Luana, la niña que eligió su propio nombre. Gabriela Mansilla. UNGS. Los Polvorines, 2014.
“Hoy mamá empieza a escribir todo lo que recuerde. Hoy voy a tratar de acordarme cómo pasaste de ser mi nene a ser Luana, mi princesa”. Así comienza el libro de Gabriela Mansilla, que tenemos el orgullo de publicar bajo nuestro sello editorial. Se trata del testimonio de la mamá de la primera niña en el mundo a la que un Estado le reconoce su identidad de género autopercibida, sin mediación de un proceso judicial, a los seis años de edad.
Bajo la forma de un diario escrito en primera persona y dirigido a su hija, Gabriela va desgajando una historia que comienza con el nacimiento de sus mellizos biológicamente varones y culmina con el otorgamiento en la Argentina del DNI a uno de ellos bajo el nombre que eligió cuando tenía sólo tres años: Luana. A través de una escritura directa y sin artificios, la autora logra mostrar el carácter indisociable de las dimensiones subjetiva y política de toda lucha identitaria. Nos habla del sufrimiento y también de la convicción extraordinaria de Luana, que apenas pudo hablar se definió como niña; nos habla del desconcierto adulto pero también de la disponibilidad a escuchar lo que los más pequeños necesitan decir; nos habla del sufrimiento que a veces producen las certezas construidas en ciertos campos de conocimiento cuando éstas se traducen en intervenciones profesionales, normatividades institucionales y regulaciones políticas, pero también de los profesionales, funcionarios, docentes, que en el curso de esta historia han estado dispuestos a conmover sus saberes y a ensayar otras prácticas. En este sentido, a pesar de su distancia con los géneros académicos (o quizás gracias a esa distancia), éste puede ser también leído como un libro que abre un nuevo campo de problemas e interpela la investigación académica y la formación de profesionales que desarrollamos desde las universidades.
El filósofo Jacques Rancière dice que el pensamiento siempre se encuentra en la brecha, y que, por esa razón, la vida intelectual es la más difícil de interrumpir de todas. Y sigue diciendo: “Por interrupciones entiendo esas suspensiones de la ficción colectiva que devuelven a cada uno a su propia aventura intelectual, esos cortes que lo obligan a renunciar a escribir lo que otros cien escribirían como él o a pensar lo que su tiempo piensa o no piensa por sí solo”. Este libro sin dudas, conmueve lo que sabemos, nos obliga a pensar de nuevo, impide radicalmente seguir escribiendo “lo que otros cien escribirían”. En tal sentido no es sólo una historia íntima ni sólo un manifiesto político; es también una interrupción que abre brecha y nos empuja a eso que el filósofo llama la “aventura intelectual”.









Solicitar libros a librosenlilith@gmail.com

No hay comentarios: