sábado, 5 de abril de 2014

EPITAFIO DE LA CORDURA

Hernán Lobosco
Editorial Biblos-2014

Epitafio: recordatorio que permanece sobre una tumba y nos invita a encontrar en él la presencia de quien alguna vez estuvo vivo. Epitafio: punto de divergencia entre dos mundos, pasaje o puerta entre lo que ha vivido y se empeña por no morir. Epitafio: lenguaje que no muere. 
La casa de las palabras es la primera de las dos novelas que con el título común de Epitafio de la cordura el autor reúne en este volumen, y cumple con creces su valor de disparador. Narrada por una voz que se divide en tres, el relato recorre un camino de crecimiento, de maduración acaso; pero es, en rigor, un camino que conduce a un abismo, al derrumbe del lenguaje que termina claudicando ante la imposibilidad de racionalizar. Tal es el grado de destrucción de lo real que el narrador concluye pulverizando el tiempo del relato y nos hace ingresar en una realidad que no existe todavía, que sucederá, que será inevitable y terrible; y más terrible y terrorífico es el hecho de saber que así será aun cuando quizá ni siquiera exista la voz narradora. Pulverizar lo racional, derrumbar el lenguaje y construir sin cimientos una realidad otra, más real si se quiere que ésta que vivimos. 
Si La casa es un preludio, Sheet –la segunda novela– se despliega como una partitura en la que intervienen dos voces amalgamadas como en una fuga en la que, nuevamente, la cordura se diluye en el devaneo de un narrador que acaso no haya retornado nunca de la locura de grandeza de un infierno (el infierno) que puede estar cada vez más cerca. Infierno que crece y se alimenta del delirio que surge conforme esa voz extraña en el teléfono pronuncia su sentencia. Fuga que genera una tercera voz producto del contrapunto, una tercera voz que, como el final de La casa, acaso sea la que termine por derrumbar la realidad. 
La invitación que Hernán Lobosco nos hace a leer este particular Epitafio es quizá el último estertor de una cordura agonizante, y la instauración de una nueva forma de construir el espacio de lo real a partir del delirio, de lo irracional, de la siempre eterna locura. 

Diego Rafael Ortega Servian 




Solicitar libros a librosenlilith@gmail.com