martes, 4 de junio de 2013

CABEZA HUECA, CABEZA SECA

Franco Vaccarini

 Pablo Picyk
Editorial Macma

Una leyenda del Amazones en Cabeza hueca, cabeza seca, de Franco Vaccarini con ilustraciones de Pablo Picyk 

¿Pueden los sueños volverse reales? ¿Cuál es el hilo causal que conecta lo vivido en presente con la conciencia? En el libro Cabeza hueca, cabeza seca, el escritor Franco Vaccarini escribe una historia basada en una leyenda de la cultura tupí-guaraní. La colección Comunidades de Macma Ediciones rescata realtos antiguos de culturas integradas a nuestra sociedad latinoamericana.

El personaje misterioso es el Caipora, un ser presente en las leyendas de la selva amazónica. Se dice que el Caipora persigue a los cazadores que se dejan llevar por su ambición. En este libro, Moroiá, hijo del Cacique, tiene a todos pendientes de su descontrol.


Para Moroía no había peor compromiso que ser el hijo del cacique.
Todos estaban pendientes de él, de sus buenas o malas acciones.
Sobre todo de las malas, porque buenas no había.

A Moroiá le gustaba matar por matar todo tipo de animales, aunque los monos eran el blanco perfecto de su puntería.

Untaba con cera la punta de sus flechas y disparaba. Solo para probar puntería. Un colibrí menos, un guacamayo menos, un periquito menos.
Venían los monos cuando los imitaba. Muchos monos menos.

Su padre, el cacique Waxturi solía ponerlo en aviso sugiriéndole que deje de cazar por cazar.

Todo tiene un límite, hasta el río más largo desemboca en el mar.

Pero Moroía no parecía  comprenderlo. No mates por matar, repetía Waxturi una y otra vez sin éxito.

–Si no lo aprendes por ti mismo, la selva te enseñará. ¿Oíste hablar del caipora? Cuidado con el Caipora.
Moroía se quedó hablando solo.
–Todos le temen al Caipora, pero ¿acaso alguien lo vió? Es puro viento. Y si existiera animal así, lo podré cazar. A mi padre ya no le gusta la carne de mono. Por eso se queja. Mataré un pecarí. Muchos pecaríes. Y un Caipora.

Los sueños del protagonista llegan a través del vaivén de la siesta en una hamaca y de las palabras de su padre. Moroía aprende influenciado entre las experiencias vividas en la realidad y aquellas otras en donde lo onírico se presenta ante su propio existir. El espejo del río devuelve la imagen del aprendizaje. El Caipora es la picardía amazónica. Y durante esas apariciones es en donde la conciencia del protagonista interviene para reflexionar sobre sus acciones.

Macma Ediciones promueve la oportunidad de viajar a otras culturas derribando las fronteras del lenguaje, apreciando el texto y unificando el proceso de lectura mediante la ilustración y los diferentes idiomas. Hacia el final del libro, una doble página ofrece palabras y dibujos integradas al español cotidiano, pero de origen tupí-guaraní: tucán, jacarandá, maracuyá, jaguar, y mandioca entre otros. Una hermosa edición que incentiva al intercambio  socio-cultural entre lectores.







Solicitar libros a librosenlilith@gmail.com

No hay comentarios: