miércoles, 25 de abril de 2012

CLARICE LISPECTOR


LA ARAÑA
Clarice Lispector definió a La araña como "un libro triste, un libro triste que me dio un placer enorme escribir”. Publicada en 1946, esta segunda novela confirma a la excepcional narradora que ya se había anunciado en su primer libro, Cerca del corazón salvaje. Clarice Lispector nació en Ucrania en 1925, pero fue criada en Brasil. Murió en 1977 y dejó ocho novelas, ocho volúmenes de cuentos y cuatro libros de niños, además de innumerables crónicas periodísticas.

LA HORA DE LA ESTRELLA
Esta novela contiene trece títulos, una muchacha nordestina llamada Macabea, un escritor desesperado de nombre Rodrigo S.M., una cartomante que fue prostituta, un médico que detesta su oficio, un novio impaciente, un gallo que inesperadamente canta en el puerto de Río de Janeiro. Todas estas cosas están en la novela moduladas por la escritura singular de Clarice Lispector que logra incluir el silencio y el grito. “Escribo para liberarme de mí misma” dijo Clarice



UN SOPLO DE VIDA. (PULSACIONES)
“Ángela es mi intento de ser dos [...] Sin embargo ella me es yo”, dice el autor. “Soy una actriz para mí”, replica Ángela, hablando de sí para sí. Declaradamente creación del autor, esa escritora tiene, sin embargo, una personalidad propia: la conclusión de él alterna con la de ella: dos monólogos alternados que jamás confluyen en un diálogo. No hay correspondencia entre las dos pautas verbales del mismo improviso narrativo, que forman, aún, una sola escritura errante, empática, hiperbólica



UN APRENDIZAJE O EL LIBRO DE LOS PLACERES
"No le pregunten por qué y cómo porque ella no lo sabe. Saber confina, limita. Separa. Ella escribe buscando. Cada vez que escribía le sobrevenía una escisión de sí misma, se desconocía a sí misma, tanto que hasta podía llegar a reemplazarse por un hombre. Una barba podía crecerle en la noche del escribir. Escribir escribe siempre no sabiendo- no ignorando o queriendo ignorar, al contrario: queriendo descubrir con el auxilio de la muy potente lengua, el secreto. Pero es imposible.



LA LEGION EXTRANJERA
Hay en este libro una parte significativa de la amplia poética de Clarice Lispector. Como afirma quien conduce la narración en el primero de los admirables y arrobadores cuentos aquí dispuestos por orgánica sabiduría: las palabras me anteceden y me sobrepasan, me tientan y me modifican, y si no me cuido será demasiado tarde: las cosas se dirán sin que yo las haya dicho.



EL VIA CRUCIS DEL CUERPO
Difícil toparse en la vida o en los libros con una persona tan enamorada a la vez de la vida y de la muerte como Clarice Lispector –salvo quizás Isaac Bashevis Singer, pero la gracia incandescente de Lispector es que sea mujer, además de judía ucraniana brasileña–. Si me conceden una breve incursión por la autopista de las generalizaciones, nadie entiende mejor el precio de la vida, en todos sus sentidos, que un judío. Y nadie entiende mejor la paga de la vida que un brasileño.











Solicitar libros a librosenlilith@gmail.com

No hay comentarios: