sábado, 31 de enero de 2009

HISTORIA Y AMBIVALENCI´-Ensayo sobre arte


José Emilio Burucúa


Historia y ambivalencia retoma el camino abierto por Aby Warburg y elabora un repertorio de las Pathosformeln que han conformado y aún conforman la experiencia cultural de la “modernidad euroatlántica” en el Viejo y en el Nuevo Mundo. Con gran erudición y claridad conceptual, José Emilio Burucúa sigue los avatares históricos de aquellas formas representativas y significantes que, tomadas en su plenitud estética, constituyen los eslabones de un proceso civilizatorio signado por el conflicto y la coexistencia de la razón ilustrada y el mito, del hombre tecnológico y el hombre mágico. Partiendo de la recuperación de la figura de Ulises en tiempos de Boccaccio, este libro recala en las ingeniosidades del barroco español y la traducción de la Biblia en el contexto del plurilingüismo del siglo XVI. Presenta las ideas de Giordano Bruno sobre la perspectiva, examina el estatuto de los objetos en la pintura de Cornelius Gijbrechts y regresa, una y otra vez, sobre la estética de Pierre Bayle para iluminar diversos aspectos de su concepción de las artes plásticas. Fénelon y la aplicación del paradigma indiciario en un retrato de Lucía Carranza propician el tránsito hacia el arte argentino y preparan el terreno para dos ensayos magistrales en torno de la pintura de Guillermo Roux y Alejandro Puente, en los cuales se reflexiona sobre la imposibilidad de representación de la Shoa y la “vuelta a la vida” de las civilizaciones heridas de muerte.





Solicitar libros a librosenlilith@gmail.com

EL HIMEN COMO OBSTÁCULO EPISTEMOLÓGICO-Relatos Sexuales de una filósofa


Esther Díaz


El sexo disfrutado y el padecido, el sexo de los ricos y el de los pobres, el sexo de los célibes y el de los adictos, el sexo de los niños y el de los ancianos, el sexo buscado y el impuesto... Esther Díaz narra historias sexuales con personajes entrecruzados por el deseo, que no siempre otorga placer y muchas veces promueve pena y hasta horror. Su escritura a veces arde en llamas, regodeándose en obscenidades indecorosas, y otras se sumerge con timidez en recatadas sutilezas. Estos relatos son la puesta en escena de ciertos simulacros que irrumpen en la actividad de una autora hasta ahora conocida por sus textos filosóficos y su actividad docente en universidades nacionales y extranjeras. Su condición de filósofa no está ausente en estas páginas, que esperan ser acunadas, penetradas y recorridas por la lectura que –como la escritura y el amor– suele hacerse en privado.




Solicitar libros a librosenlilith@gmail.com

viernes, 23 de enero de 2009

WOOLF, LA VOZ PROPIA



SOLEDAD VALLEJOS
Longseller
Buenos Aires, 2003
142 págs.

Sinopsis del Libro

Es inexacto afirmar que Virginia Woolf revolucionó las letras inglesas. Ella, en realidad, sentó las bases de la novela moderna, y no solamente de la anglosajona. Lo nuestro es unir viejas palabras en un orden nuevo para que subsistan y creen la belleza, para que digan la verdad , reflexionó. Ese orden nuevo de que habla es, precisamente, el que había ido construyendo a lo largo de libros como La señora Dalloway, Al faro, Orlando y Las olas.Sus obras, resultado de una continua y agotadora investigación personal, y una técnicas literarias que, aún hoy, pocos pueden manejar con esa sutileza, la señalan, con justicia, como una de las grandes damas de letras del siglo XX.Nacida en plena época victoriana, vivió entre los siglos XIX y XX y vio dos guerras mundiales. Su vida se desenvolvió entre las pérdidas familiares y el acoso de una enfermedad omnipresente y depresiones agudas, de intolerable agresividad y aislamiento. Agotada, se suicidó en marzo de 1941.


POR MARTíN DE AMBROSIO

Virginia Woolf (1882-1941) convivió con el colapso de la sociedad victoriana y, podría decirse, en cierto sentido es una de las escritoras que resumen el final de una época. Pese a su modesto socialismo, su militante feminismo y a algunos supuestos affaires homosexuales que ciertamente la distancian de ese paradigma cultural tan fructífero para la Inglaterra imperialista del siglo XIX, Virginia fue criada dentro de ese rígido marco victoriano: está claro que sentía repulsión por los deseos sexuales y, aun casada con Leonard Woolf, rechazaba cualquier encuentro, no le gustaba que la besaran y no toleraba el contacto físico. Incluso llegó a escribirle al esposo: “La violencia de tu deseo físico a veces me irrita, no me atraes física- mente. Hay momentos, cuando me besaste el otro día, por ejemplo, en que tengo la impresión de ser de piedra”. El amor con su marido tiene tan poco de sexual que insinúa un par de veces en sus diarios los deseos de tener hijos, pero sin pasar por esos engorrosos trámites, por otro lado imprescindibles. Si ha de creerse en el psicoanálisis, tal vez semejante represión sexual la haya llevado a las alucinaciones, la manía depresiva y a los numerosos intentos de suicidio que jalonan su vida hasta el último, que fue exitoso. En el medio, Virginia Woolf construye una sólida carrera como novelista, se codea con el grupo de Bloomsbury, y hasta funda una editorial que se da el lujo de rechazar un manuscrito con nombre de héroe griego que le acercó un irlandés de apellido Joyce.
Soledad Vallejos, periodista del suplemento Las12 de este diario y también autora de George Sand, escritora indomable y de Colette, entre la literatura y la transgresión, muestra en esta biografía una gran versatilidad para llevar adelante el relato de un modo clásico, cronológico, enlazando algunos sucesos de la vida de Woolf con sus principales obras. Vallejos, hábilmente, impide que sus opiniones se inmiscuyan en un relato que cuenta, por ejemplo, cuán conflictivos fueron los procesos de escritura de Mrs. Dalloway, Orlando o Entreactos y los intentos infructuosos de Leonard por lograr una estabilidad emocional para Virginia.
Paralelamente a esa lucha contra los demonios internos, se puede entrever un poco de la vida social de aquellas elites inglesas que jugaban a la vanguardia, adherían a alguna variante de socialismo pese a su situación material y buscaban una revolución en el plano estético. Así es que se narran algunos encuentros dignos de mención con Sigmund Freud (Adrian, hermano menor de Virginia, sería luego uno de los primeros psicoanalistas de Gran Bretaña), Bertrand Russell (“las matemáticas son la forma más elevada de arte”, anotó Virginia que le dijo el filósofo), y su relación con Katherine Mansfield y Vita Sackville-West, de quienes estuvo enamorada.(Revista RAdaR)


Solicitar libros a librosenlilith@gmail.com

TODOS LOS NOMBRES


JOSE SARAMAGO
Ed. alfaguara

Páginas: 327 Fecha de publicación: 01/6/84
(Traducción de Pilar del Río)La historia de amor más intensa de la literatura portuguesa ahora la podemos encontrar dentro de la Biblioteca José Saramago, colección dedicada a la obra del querido Premio Nobel de 1998. El protagonista comienza cultivando la afición de coleccionar noticias sobre personas famosas. Ello lo llevará a protagonizar aventuras de las que nunca se había creído capaz...


Solicitar libros a librosenlilith@gmail.com